Recuerda

Desnudo con calavera. Joan Vilatoba, ca 1915.

La edad de oro de los memento mori, ese recordatorio de la muerte, no fue, en contra de lo que se suele pensar, la edad Media. La gente no necesitaba que le censuraran el apego a los placeres de este mundo y le recordaran los bienes del otro porque tenían muy distantes los primeros y demasiado presentes los segundos. Fue el siglo XVII cuando los memento mori se prodigaron por doquier en el arte. Todo había empezado en el Renacimiento, cuando algún aguafiestas había ya señalado que los jolgorios por la riqueza y el bienestar conseguidos por entonces escondían la vanidad del que olvidaba el final supremo de todo hombre: morir. En el barroco, sin embargo, volvió el pesimismo trascendental desconfiante del humanismo y defensor a ultranza de la cultura religiosa dominante. Menos comprensible es cómo en España el motivo de los memento mori reapareció con fuerza con la popularización de la fotografía a finales del XIX y principios del XX. ¿En qué estaba pensando el pueblo cuando los modernistas pintaban al cabaré y al progreso? ¿En la industria? ¿En las fiestas nocturnas? No: en la muerte.

¿En qué lugar del cielo te encontraré? Joan Vilatoba, ca 1915.

Reflexión trascendental. Albert Rifá, ca 1910

Estudiante de medicina. Aguilar, ca 1905

«Y de un extremo a otro

viose de muertos lleno todo el campo,

sin que pueda expresarlo prosa o verso;

desde el Extremo Oriente hasta Occidente,

el centro y las orillas ocupaba

a lo largo del tiempo aquella turba.

Estaban los tenidos por dichosos,

emperadores, reyes, pontífices:

desnudos, miserables e indigentes.

¿En dónde los honores y riquezas,

las gemas y los cetros, las coronas,

los vestidos de púrpura y las mitras?

Infeliz el que espera en lo terreno

(pero ¿quién no lo hace?) y si se encuentra

al final engañado, lo merece.

¡Oh, ciegos! ¿De qué sirve luchar tanto?»

Petrarca. Triunfo de la muerte

Entre la vida y la muerte. Josep Masana, ca 1925

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.