Los machos defectuosos

María Magdalena en la cueva (1876) Jules Lefebvre

«La medicina clásica había establecido un modelo de explicación de las diferencias de género a partir de la unicidad de la carne. No existían dos sexos, sino que existían dos géneros o representaciones sociales de la diferencia. Los genitales femeninos y masculinos eran exactamente los mismos, aunque en posición diferente como consecuencia de la diferente dotación calórica de hombres y mujeres. La mayor frialdad femenina provocaba, en la fase de gestación, la contracción de órganos que, en los hombres, eran expulsados hacia el exterior por efecto de su mayor calor vital. Si todo dependía, como mantenía Galeno, de la cantidad de calor y de la fuerza expulsiva del organismo, las transformaciones eran entonces posibles. En palabras de un notable cirujano español del siglo XVI:
“El hombre (…) no difiere de la mujer sino en que tiene los genitales fuera del cuerpo. Porque, haciendo anatomía de una doncella, hallaremos dos testículos, dos vasos de simiente y la Madre, con la misma compostura del miembro del hombre. Por lo cual, si en acabando la naturaleza de fabricar un hombre perfecto, le quisiese convertir en mujer, no era menester más que volverle adentro los instrumentos de generación. Y si, hecha la mujer, la quisiese volver en varón, con echarle la Madre y testículos fuera estaba hecho” (Juan Fragoso, Erotemas cirúrgicas, Madrid, 1571).
Son palabras traducidas casi literalmente de De semine de Galeno y repetidas en numerosos libros médicos y quirúrgicos de la época. En todos ellos, además, se aducen casos reales que avalan la validez de la explicación galénica (…)
Curiosamente, los casos españoles transmitidos que obedecen a esta circunstancia coinciden en afectar a monjas: la del Monasterio de Santo Domingo de Madrid que “alcanzando un gran peso se convirtió en hombre y se llamó Rodrigo Montes, y recibió órdenes sacros, y fue después fraile” (Juan Fragoso); la religiosa de Alcalá de Henares a la que le sucedió algo similar, según el padre Nieremberg; o la relación contenida en un pliego de cordel (publicado en Sevilla por Francisco de Lira en 1617) referente a una monja dominica de Úbeda “la cual (..) un día, haciendo un ejercicio de fuerza, se le rompió una tela por donde salió la naturaleza del hombre”. Por último las transformaciones podían ser también efecto de la fuerza imaginativa de ciertas mujeres al desear vehemente ser hombres, como narraba Antonio de Torquemada (Jardín de flores curiosas, Salamanca, 1570) (…)
Todas las posibilidades enunciadas se refieren únicamente a la transmutación de mujeres en hombres. Ningún caso supuestamente verídico de cambio en sentido contrario se publicó nunca, a pesar de que la explicación fisiológica clásica consideraba tal posibilidad. Sin embargo, la Fisiología estaba supeditada, desde la obra de Aristóteles, a un diseño finalista y teleológico de la Naturaleza que establecía la superioridad de lo masculino sobre lo femenino. Las hembras, según el filósofo, no eran más que machos defectuosos por falta de calor durante la gestación. La Naturaleza siempre tiende a la perfección, por lo que las transmutaciones formales se operan siempre en sentido ascendente, pero nunca descendente. Por eso se refería Nieremberg a las “mejorías de sexo”: el tránsito de varón a mujer era metafísicamente imposible, iba en contra de las leyes de la Naturaleza y, en definitiva, del orden establecido por Dios.»

“Hermafroditas y cambios de sexo en la España Moderna”. Andrés Moreno Mengíbar y Francisco J. Vázquez, en Monstruos y seres imaginarios en la Biblioteca Nacional.

 

Odalisca (1874) Jules Lefebvre

La verdad (1870) Jules Lefebvre

Chloé (1875) Jules Lefebvre

La Cigale (1872) Jules Lefebvre

Jules Joseph Lefebvre (1834-1912) fue un pintor francés que se dedicó preferentemente al retrato de mujeres, a las cuales su pintura tributa un perpetuo homenaje. Como otros pintores academicistas ganó buenos puestos, pero al coincidir con los impresionistas en el tiempo, perdió la posteridad. Afortunadamente la historia puede dar varias vueltas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.